Conor Bikes

Los años de posguerra en España fueron duros. Eso no impidió al joven Ignacio Orbaiceta destacar como uno de los mejores esprínteres de la época. Había que ser muy ágil. También valiente. Había que tener instinto. Aquellas escapadas daban comienzo a una larga prueba de fondo que recordamos hasta hoy. Con 26 años, Ignacio se retiró del ciclismo profesional. Los hermanos Orbaiceta iniciaron una nueva etapa, como distribuidores y fabricantes de bicicletas y electrodomésticos. Javier impulsó Conor en 1990, reflejo del espíritu ciclista y empresarial de la familia.
Conor mantiene la perseverancia y el esfuerzo que continúa evolucionando en el navarro Valle de Egüés, donde Javier nació hace casi un siglo. El espíritu de progreso sigue vivo en cada uno de nuestros productos